Elvis, el mito

Por Redacción | 18 Agosto, 2021
Se vieron cosas muy extrañas en su funeral
Se vieron cosas muy extrañas en su funeral

Hace 44 años, falleció la leyenda del rock & roll, Elvis Presley, que dejó un legado musical que ha traspasado generaciones y cuya trayectoria artística marcó la vida de miles de personas alrededor del mundo, tanto que, muchos de ellos aún no aceptan su muerte.
Es por eso que recordaremos la leyenda que señala que El Rey del rock sigue con vida.
Una muerte simulada
Todo comienza dos horas antes de que se declarara la muerte oficial del cantante, cuando un hombre llamado John Burrows compró un boleto de avión con destino a Argentina, supuestamente el hombre era muy parecido a Elvis, y además “John Burrows”, era el pseudónimo que usaba Presley para pasar inadvertido en cualquier lugar y sólo lo conocían sus allegados.
Por otro lado, se encontraba la escritora Gail Brewer-Giorgio, quien estaba escribiendo una novela acerca de cómo un popular cantante sureño llamado Orión, había falseado su propia muerte para huir de la fama.
 

Puedes leer: Miguel Bosé se despide en redes sociales; "Hasta aquí este tramo de viaje"



A este libro lo quería nombrar como su personaje principal, “Orión”, pero fue rechazado por diferentes casas editoriales, en su búsqueda para publicas su escrito, escuchó que un hombre llamado Gail Brewer, el cual era muy parecido a Elvis, estaba usando el nombre de su creación literaria para hacer algunas presentaciones en vivo en las que imitaba al nacido en Tupelo, Misisipi, y para no ser reconocido usaba un antifaz.
Así que la escritora se sumergió en una investigación extensa, en donde empezó a recopilar diferentes versiones sobre la muerte de Elvis y después de varios testimonios, que decían haberlo visto vivo, publicó el libro "¿Está vivo Elvis?”.
Este texto, que plantea una serie de interrogantes en torno a la muerte de Presley, propone la teoría de que fingió su fallecimiento para poder tener una vida normal.
Para los que creen que aún vive, apuntan a que es muy raro que los familiares no hayan cobrado el seguro de vida del cantante, el cual era de tres millones de dólares.
Elvis fue enterrado por primera vez en un mausoleo en el cementerio de Forest Hills en Memphis, Tennessee, pero más tarde sus restos fueron trasladados a Graceland, en donde se encuentra la mansión donde vivió el cantante, debido a un intento frustrado de robo por sus restos.
Pero para los que afirman que está vivo, no se explican por qué su tumba tiene escrito mal su nombre y dice "Aaron" y no "Aron".
Pero los detractores de esta hipótesis señalan que cuando lo registraron sus padres quisieron escribirlo con una sola A, aunque la forma correcta era Aaron ya en sus últimos años de vida Elvis empezó a expresar el deseo de que se escribiera como en la Biblia, es decir con doble A y para guardar sus deseos fue por ellos que se escribió así en la lápida.
Elvis sustituido por una copia de cera
De acuerdo a los testigos recopilados por Gail, y que asistieron al funeral nunca lograron reconocerlo, señalaban que vieron cosas muy extrañas en el cuerpo, las manos estaban excesivamente lisas y sus cejas eran muy arqueadas, no era como las tenía el cantante, además una de sus patillas parecía artificial, muchos sugirieron que parecía una figura de cera.
También se dice que en el funeral la presidenta de uno de sus clubes de fanes no reconoció al cuerpo y se lo hizo saber a Vernon Presley, padre del cantante y este supuestamente le respondió: "Elvis se encuentra observando el funeral desde el segundo piso de la mansión”, lo que aumento más la idea de que seguía con vida.
Otra de las incongruencias es el peso del cuerpo, debido a que él pesaba 113 kilogramos (kg) cuando murió, pero en su certificado de defunción señalaba que pesaba sólo 77 kg y cuando fue enterrado el féretro, ya con el cuerpo de Presley dentro, pesaba más de 400 kg, cuando el mismo fabricante aclaró que éste no debía pesar más de 250 kg con el cuerpo incluido.
En su último concierto, el cual para muchos fue desastroso por olvidar las letras de lo que estaba cantando, Elvis comentó a su público: “Esta noche no luzco muy bien, pero me veré de maravilla en mi féretro”.
Cada vez surgen más teorías y personas que dicen haber visto al cantante, y con ello reviven el legado de un hombre que cambió el rock y dejó huella en la humanidad, por Elvis para muchos siempre será una estrella que nunca se apagará.

*IR