Descubriendo tesoros

viernes, 14 de agosto de 2020
  • Cultura
Descubriendo tesoros
Descubriendo tesoros

Polvo de muerto

Ago 1 2020 - 06:03

Bajó de no sé qué lomas o vientos. Llegó callada, alejada de los ambientes siniestros, fríos y misteriosos con que lo relatan los cuentistas de los pueblos. Ajena a la espectacularidad con que la presentan en videos y programas de la televisión o el internet.

Así llegó la muerte hasta estas tierras. Precedida por un rumor que inició en los noticieros y que se nos antojaba lejana. Urdida en tierras del oriente o en regiones frías del continente europeo.

-A nosotros no nos va a hacer nada. Ya ves que los mexicanos estamos corriosos y hasta comemos tacos de perro o con cólera en la calle… eso les está pasando a países con otra genética y con una cultura mucho más limpia que la nuestra; decían algunos conocidos.

-El virus no contaba con el vickvaporub, las friegas con alcohol de las mamás y las pastillas de broncolín que tenemos en México, bromeaban los “memes”… pero no; la muerte dejaba a un lado su guadaña, su cráneo hueco y frío, los aullidos de los perros con que usualmente se anunciaba en estas tierras, y se volvió asombrosamente diminuta; como si se hubiera pulverizado por la mano de algún dios ajeno, para volverse un soplido sin olor ni cuerpo, pero con la letalidad de un dardo azaroso y terrible.

Si, la muerte se había vuelto un microscópico polvo, venido de cementerios de chinos y que nos despojaba de credulidad a nosotros, tan afectos a leyendas y sucedidos en donde el diablo se vuelve “amigo” o la muerte se mira en altares adornados con veladoras, aguardiente y manzanas.

Y eso nos ha impedido tener confianza en los científicos. Creer en lo que no se ve a simple vista, es muy difícil para un pueblo plagado de íconos, símbolos e imágenes que incluyen hasta el concepto de barrio o pueblo, estampados en grafitis de autores anónimos, entre bardas y casas abandonadas.

Un pleito ha venido surgiendo desde entonces. Una disputa entre las costumbres de las comunidades, que les dictan a los deudos velar a sus muertos, pasearlos por las calles en donde vivieron y llevarlos al cementerio para sepultarlos “como dios manda”, entre sollozos, rezos y despedidas de familiares, amigos y vecinos; y las nuevas disposiciones de las autoridades sanitarias de todos los niveles, que ordenan cremar el cuerpo para evitar contagios y reuniones de personas.

Así pasó con Marcelino Lagunas, amigo de mi padre de toda la vida y que falleció a causa de cáncer, pero a quien no pudo acompañar mi papá y tuvo que inventar otra manera de vivir su duelo: afrontar su sufrimiento y tristeza a través de mensajes de whatsapp y fotografías de los momentos en que la familia recibe un cajón con cenizas, de lo que fuera una pareja o un padre en otros tiempos nada lejanos.

Así sucedió también con mi amigo Joaquín Bernal, de quien otro amigo de Cuautla, se aseguró de que se cavara su fosa, se enterrara su cuerpo y se le colocara una cruz con una placa en donde todos sus compañeros y amigos, le expresamos el afecto que le tuvimos, “porque no se puede ir así como si nada, como si se estuviera sepultando un animalito, que no tuviera quien viera por su eterno descanso”; como dijo Roberto Barrera, el autodesignado para realizar ese trance y que tuviera que dar “para el refresco” y mover influencias en el panteón de aquella ciudad, en donde también hay manera de hacerse el desentendido.

¿Quién puede hacerse el ofendido por esta displicencia para despedir a un ser querido? ¿Quién puede culpar a un simple ciudadano de esto, si el presidente de la república y algunos de su equipo más cercano, no utilizan el cubre bocas, a menos que tengan que salir al extranjero? ¿Qué se dice de esta obsesión por dar cristiana sepultura a una buena persona, si los sepelios de los integrantes de “la maña”, incluyen multitudes sin protección sanitaria y hasta balaceras para despedir a sus miembros?

Aquí, en este gajo del mundo, el destino de los difuntos también es igual de importante que recibir a los que nos están naciendo. Aquí enterrar las semillas de los que nos dejaron, implica una complejidad callada y consuetudinaria.  Una larga elaboración de rituales que ya se hicieron costumbre. Una respetuosa representación de códigos de valores, que van desde conocer cómo se coloca una caja de muerto para oficiarle un culto religioso, qué personas están socialmente validados para poder cargar el ataúd, qué se hace con la ropa que tenía puesta el difunto al momento de su muerte o qué se les dice a los restos de los familiares del que va a ser sepultado, al momento de recolocarlos en la fosa.

Todo esto sin dejar de mencionar los estilos de los toques de campana, los roles que asumen los compadres o familiares de los deudos, la autoridad social que tienen los rezanderos locales o hasta los maestros albañiles que se especializan en adornar cruces y sepulturas para los camposantos.

No cabe duda que los rituales, piezas de música para acompañar a los muertos, palabras y rezos que se dicen para despedir a los que nos dejan, entre muchos otros elementos de duelo y sepultura de los pueblos; podrían modificarse definitivamente en estos tiempos de pandemia… y no tenemos la certeza de que esto pueda, al menos, quedar registrado para los tiempos que nos sucedan.

Piense ¿Usted como aprendió que se debía velar y despedir debidamente, a los restos mortales de nuestros seres entrañables? ¿Le parece ocioso escribirlo, por ser de todos conocido? ¿No le parecería interesante saber cómo sepultaron sus antepasados a los suyos, antes de que se diera el encuentro de los tres continentes que conforman nuestra cultura?

Se lo dejo a su libre criterio…

 

 

 

 

*IR

Tags: 
Más de Cultura
Fusión Cultural, trasmitido ahora por plataforma zoom

La danza no inspira: Georgina Ruiz

Ago 14 2020 - 06:53
Llevar el arte y la cultura a todos los rincones, reto

Talleres gratuitos, inscripciones abiertas

Ago 14 2020 - 06:52
Listo concierto de música virreinal en el monasterio

El ensamble “Arcadia Ego” prepara sus obras

Ago 14 2020 - 06:52
Recientes plagas de langostas sacuden al mundo
AFP

Una fuerte feromona dicta su devastador comportamiento

Ago 13 2020 - 18:22
Como efecto de la pandemia es “altamente probable” el incremento de suicidios

Según la OMS, esta es la segunda causa de muerte en adolescentes

Ago 12 2020 - 17:40
Lo más buscado
Insiste Alpuyeca en ser municipio
Redacción

Retoma actividades Alpuyeca para lograr el reconocimiento como municipio.

Ago 9 2020 - 13:49
Dos mujeres sobrevivientes de la batalla revolucionaria

Dos aguerridas partícipes con la causa

Ago 8 2020 - 01:12
En duelo amistoso quedan “tablas” Toros y Yautepec

Continúa la pretemporada de escuadras de la TDV

Ago 10 2020 - 06:37
Sancionar nepotismo y el acoso sexual en TSJ, pide magistrado

Propone desterrar estas prácticas en el Poder Judicial

Ago 10 2020 - 07:00
Congreso reconoce combate del Estado contra corrupción

Crucial acercar las herramientas a los morelenses 

Ago 8 2020 - 01:31